Se ha producido un error en este gadget.

martes, 25 de septiembre de 2012

EL ATROPELLO A LOS JUBILADOS PETROLEROS

EXIGIMOS TRANSPARENCIA Y NO MANIPULACIONES DE NUESTRO FONDO DE PENSIONES

LOS JUBILADOS DE PDVSA EXIGEN TRANSPARENCIA Y  REPARTO DE DIVIDENDOS COMPLETOS.
LOS JUBILADOS HAN SIDO HUMILLADOS YA POR UNOS SEIS ANOS, PUES LOS BENEFICIOS DE SU PROPIO FONDO DE PENSIONES HAN SIDO RIDICULOS, POR CUATRO ANOS CONSECUTIVOS FUE UN BONO UNICO DE 8000. BS, Y AHORA EN EL ANO 2012, EN SEPT, NOS DAN 6500. CON UNA INFLACION DE DOS DIGITOS, ESTAMOS EMPOBRECIDOS.
SE NOS AGOTO LA PACIENCIA Y EXIGIMOS TRANSPARENCIA, PUES HAY MUCHA MANIPULACION QUE HEMOS DETECTADO, NO NOS ENVIAN INFORMES FINANCIEROS AUDITADOS DESDE EL 2003, CUANDO EL FONDO ES DE NUESTRA PROPIEDAD. YA BASTA, ESTAMOS RESTEADOS, BASTA DE BURLAS CONTRA UNOS JUBILADOS QUE DIERON LOS MEJORES ANOS DE SU VIDA A LA INDUSTRIA QUE ERA LA SEGUNDA EMPRESA A NIVEL MUNDIAL, CON ORGULLO. PDVSA RECIBIO CORRESPONDENCIA DE AJIP SOLICITANDO SE CORRIGIERAN ALGUNOS ERRORES ENCONTRADOS EN EL ESTADO DE CUENTAS, INFORME FINANCIERO OBTENIDO POR NOSOTROS, Y NO LE PARARON, ESO FUE EN MARZO, EN SEPT DE NUEVO AJIP SOLICITA INFORME  Y REUNION PARA DIRIMIR LAS DIFERENCIAS Y LOS IGNORAN, YA BASTA DE ATROPELLOS, ESTO ES UNA GUERRA PSICOLOGICA CONTRA NOSOTROS LOS JUBILADOS QUE MERECEMOS UN TRATO DIGO.  EL 85% DE JUBILADOS RECIBE PENSION MINIMA, INCLUYE EX PRESIDENTES, DIRECTORES Y GERENTES QUE SE JUBILARON HACE UNOS ANOS, INJUSTO ESTA SITUACION E INACEPTABLE.
NESTOR G RAMIREZ

HISTORIA ULTIMA DEL FONDO DE PENSIONES DE LOS JUBILADOS DE PVDSA



HISTORIA ÚLTIMA DEL FONDO DE PENSIONES DE JUBILADOS DE LA IPPCN
Luis E. Villasmil M.
_______________________________________________________________________ 

Esta historia comenzó a principios del año 2003, cuando PDVSA pasó a ser manejada por el actual gobierno, y se perdió la rendición de cuentas que se hacía sobre la administración del fondo de pensiones de los jubilados de la IPPCN, la cual se caracterizaba, en la administración anterior, por la entrega a la Asociación de Jubilados de la Industria Petrolera, Petroquímica y Carbonífera (AJIP), de los estados financieros auditados dé cada ejercicio económico anual del fondo, no sin antes hacer una presentación formal sobre los resultados financieros, ambas cosas en el primer trimestre del año posterior a cada ejercicio. Sin embargo, los jubilados petroleros, conformes con los beneficios anuales obtenidos de la administración del fondo, que se traducían en aumentos de pensión y bonos anuales, poco se preocupaban por los detalles administrativos, hasta que por varios años consecutivos, concretamente los años 2006, 2007, 2008 y 2009, no se produjeron aumentos de pensiones sino bonos, y empezaron las preocupaciones en algunos jubilados, y por supuesto en AJIP, que ha enviado comunicaciones a la Junta Administradora del Fondo de Pensiones (APJ-PDV), sin obtener respuesta. A raíz de los sucesos petroleros del 2003, el canal de comunicaciones entre AJIP y APJ-PDV se había roto, por lo cual estas sólo se limitaban al envío de cartas sin respuesta alguna.
Así prosiguieron estos años, hasta que se conoció sobre la estafa al fondo de pensiones, y otros fondos de PDVSA, de una cantidad de $ 573 millones por parte de Francisco Illarramendi, un financista usado por el gobierno venezolano en el pasado reciente, a quién se le abrió una acusación en la SEC Connecticutt, USA el 14 de enero de 2011. El dinero correspondiente al fondo de pensiones se determinó que había sido $ 381 millones, y se culpa a Juan Montes, ex Gerente del Comité de Inversiones de PDVSA hasta agosto 2010, de haber entregado dicho dinero a cambio de sobornos por $ 36 millones.
Motivado al escándalo resultante de esta estafa, se dio a conocer, a través de un Informe presentado por Eudomario Carruyo (presidente del fondo para la época), a la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, la composición de las inversiones del fondo, así como detalles históricos del mismo. En el ambiente de preocupación de los jubilados   petroleros,  acrecentado  por  dicha  estafa, se  dudaba  que  el  fondo en 

realidad existiese. Inexplicablemente, se abrieron los canales de comunicación entre AJIP y la Administración del Fondo, hasta el punto que su presidente (E. Carruyo) realizó una presentación a AJIP sobre los resultados financieros del ejercicio económico del año 2010, el cual reveló unas ganancias extraordinarias, y cuyo rendimiento neto a distribuir según se informó fue de Bs 1.845 millones, dándose a la vez la apertura para que en conjunto, entre AJIP y APJ-PDV se realizaran reuniones para acordar la mejor forma de distribuir los excedentes hacia los beneficiarios (jubilados y sobrevivientes). Cuatro reuniones se efectuaron durante los meses de mayo y agosto del 2011, hasta que se descubrió que todos los escenarios presentados en dichas reuniones por PDVSA y APJ-PDV incluían el uso del 89% del rendimiento neto (Bs 1.643 millones) para compensar al fondo del dinero estafado por Illarramendi. 
Se efectuaron entonces grandes protestas de jubilados en Caracas, Maracaibo, Valencia y El Tigre, que hicieron a PDVSA y APJ-PDV recoger velas y distribuir el rendimiento declarado en forma total, dándose,  por primera vez, en muchos años un aumento de pensiones a los beneficiarios de Bs 809 promedio, y un bono de Bs 2.400 para cada quien. Nueva sorpresa ocurre cuando, al haberse obtenido los estados financieros auditados del 2010, se descubre que el resultado integral del año fue de Bs. 2.338 millones y no Bs. 1.845 millones como fue informado oficialmente por el presidente del fondo, quedando entonces un rendimiento por distribuir de Bs 493 millones, adicionalmente se observó que en el canje de los petrobonos 2011 por 2013, hay un déficit de Bs. 670 millones. Esto que ocurrió con estos estados financieros fue causa de asombro para muchos jubilados con conocimientos financieros, en vista de que tales omisiones pasaron desapercibidas para los contadores, auditores internos, asesores actuariales y auditores externos usados por PDVSA , además de otras instancias en el proceso de aprobación como son Junta Administradora del Fondo, Asamblea de Asociados y Directorio de PDVSA, con la particularidad de que los únicos perjudicados son los que, por estatutos, el fondo debe proteger en forma vitalicia. 
En forma tal vez inocente, los jubilados pensaron que estas omisiones serían corregidas para el ejercicio financiero del próximo año, es decir del 2011, pero mayor sorpresa hubo cuando se conocieron los resultados de ese año, los cuales fueron presentados en dos hojitas por APJ-PDV a AJIP en lo que denominaron Informe Financiero 2011, donde no se observó por parte de los especialistas financieros de AJIP, que se hayan tomado en cuenta las observaciones efectuadas a APJ-PDV y PDVSA sobre los estados financieros del 2010, trayendo como consecuencia que este año los jubilados no fueran beneficiados con un aumento de pensiones, como se esperaba. 



Adicionalmente, el escueto Informe Financiero 2011 presentado por APJ-PDV presenta ¨rarezas¨ dignas de ser analizadas en otro artículo, las cuales hacen imposible para el futuro que se presenten oportunidades de nuevos aumentos de pensiones, si se sigue castigando el fondo de la manera como se ha hecho en estos últimos años.
El reclamo por este nuevo atropello económico a los jubilados fue oficialmente efectuado a la Junta Administradora del Fondo de Pensiones PDVSA (APJ-PDV) mediante la carta AJIP-235-2012, en la cual se solicita una reunión de urgencia con los administradores del fondo y PDVSA para aclarar los resultados financieros del 2010 y 2011, la cual a la fecha, no se ha respondido todavía, y ya se han efectuado varias protestas públicas en Caracas, Maracaibo y Porlamar, y se siguen programando otras en diferentes regiones del país exigiendo que se efectúe la reunión solicitada.
Una nueva amenaza se cierne sobre el fondo de pensiones de los jubilados petroleros, al observar una noticia reciente salida en EL UNIVERSAL, titulada: ¨Finanzas recurre a entes oficiales para colocar deuda¨, donde se informa que entre los entes que participarán en el proceso aparece la ¨Asociación Administradora de los Fondos de Pensiones de los Jubilados de Petróleos de Venezuela¨.  
En conclusión, si para cuando se supo sobre la estafa al fondo de pensiones por parte de Illarramendi, se pensaba que el fondo existía solo en papel, ahora la angustia se transforma en otra peor, de que vaya a engrosar la ya robusta deuda de la nación venezolana.

Luisevillasmilm@gmail.com
Jubilado Petrolero
25 de septiembre de 2012                              

Info. sobre resultados del fondo de pensiones en 2010+info del 2011


 El rendimiento integral del año 2010 fue de 2.338 MMBs y no lo que se distribuyó de acuerdo a lo que fue presentado por la Junta Administradora del Fondo a AJIP, quedando unas ganancias por distribuir de 493 MMBs, lo cual no fue distribuido tampoco en el 2011, una de las razones por las cuales no hubo aumentos de pensiones en este año 2012. También hubo un error en el cálculo de los Petrobonos 2013, que afectó las ganancias en 670 MMBs, a esto se le suma o debería sumarse en el 2011 los intereses de lo estafado por Ilarramendi, de acuerdo a lo indicado por PDVSA a los auditores externos Guillén, Sandoval y Asociados, más os intereses de o que estaba en Inverunión y Helm Bank y que pasó a FOGADE, cuyo monto depositado fue de 291 MMBs. El ejercicio económico del 2011 es otro desastre económico para los jubilados que merece especial atención en otro correo,
LVillasmil