Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 19 de mayo de 2011

el gran museo comunista de Praga, interesante!

Museum komunismu Se ratifica que los pueblos no aprenden de experiencias ajenas y que la historia se repite...RONALD EVANS MÁRQUEZ EL UNIVERSALviernes 13 de mayo de 2011 12:00 AM Así se llama un interesante museo en Praga dedicado al comunismo. Conservo todavía la entrada al museo con la imagen de Stalin. La visita al museo es interesantísima pues se hace un recorrido por el llamado socialismo real y sus fracasos (pueden hacer una visita virtual en la página web del museo, http://www.muzeumkomunismu.cz).
Comienza el museo con una exposición con una sala dedicada a Marx y Lenin y los orígenes del comunismo. Salas dedicadas a mostrar cómo se vivía en los países de la cortina de hierro y toda la iconografía soviética y comunista. Te introduces luego a una sala sobre los supuestos avances de la agricultura donde muestran las manipulaciones con las estadísticas y los grandiosos planes económicos nunca logrados (como no pensar en los cultivos organopónicos en la Avenida Bolívar, la ruta de la empanada...).

Otra sala nos muestra aspectos de la manipulación de las masas y la propaganda nacionalista (recordamos las grandes vallas de Chávez, las cadenas...) Seguimos caminando y encontramos una sala de cine donde proyectan las grandes concentraciones de masas y los llamados apoyos "incondicionales" (recordamos las concentraciones tarifadas) hasta llegar finalmente a la Revolución de Terciopelo de 1989 que acabó con el sistema y como todo un entramado que se veía sólido cayó como un castillo de naipes.

Uno queda con un sinsabor pues se ratifica que los pueblos no aprenden de experiencias ajenas y que la historia se repite, normalmente como farsa la segunda vez.
La otra enseñanza es que habrá que abrir en un futuro nuestro museo del Socialismo del siglo XX con sus respectivas salas para que las próximas generaciones entiendan que el mexicanismo, el populismo, la mediocridad y la confrontación de clases no nos llevó a ninguna parte. Ronald.evans@bakermckenzie.com